domingo, 17 de julio de 2016

La campiña militarizada, por Abzara Gómez

En horas de la mañana del día miércoles 13 de julio de 2016 los vecinos de la urbanización La Campiña en Caracas, sufrimos el amedrentamiento y la represión como estreno de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano y Seguro que comandan Nicolás Maduro y el Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López. Varios uniformados de la Guardia Nacional llegaron y tomaron el control del abasto Negrín, ubicado en la calle del mismo nombre, frente al Centro Comercial Libertador. Estos uniformados amenazaron a la comunidad con llevarse detenidos a todo aquel que no obedeciera sus órdenes en el momento y en los términos que lo exigieran. Los vecinos vivimos el militarismo del mas rancio como para que no quede dudas de quien manda. 

Voluntarios de los Consejos Comunales de las misiones y urbanizaciones que hacen vida en la comunidad, vecinos organizados, miembros de los CLAP, llevaban varias semanas trabajando en conjunto con los dueños del abasto para poner orden en la cola, educando a las personas, sin ofenderlos, sin reprimirlos, sin amedentrarlos, sin imponer miedo. Trabajando juntos por la colectividad, con educación y respeto,  se había logrado que las personas foráneas, que llegaban todos los días a hacer cola para comprar, tuvieran una conducta ejemplar y evitar que dejaran desperdicios en las inmediaciones, para que no gritaran y dejaran dormir a los vecinos ni molestaran las laborares de los otros negocios, convenciéndolos de que se retiraran máximo a las 11:00 am si ese día no llegaban productos regulados. Personas de a pie, con valentía y honestidad, combatían de verdad el bachaqueo. Los colaboradores evitaban que vecinos compraran varias veces el mismo día, que se colearan, que guardaran puestos. Dentro de los logros más destacables están: Evitar que los miembros de su comunidad hicieran plantón en una cola innecesaria porque estaban informados de cuando llegarían productos; los vecinos adultos mayores, mujeres embarazadas, madres, personas con discapacidad, los conserjes y jóvenes con niños podían llegar a su abasto a las 8:00 am y adquirir el producto regulado en la cola preferencial de la comunidad. 

Pero todo esto fue pisoteado cuando el coronel Carlos Gómez llegó echando a las colaboradoras de la cuadra donde está el abasto, no les quiso dirigir la palabra, les habló golpeado. Prohibió hacer la cola de la comunidad y a los dueños del abasto comunicarse con sus vecinos y los colaboradores. Detuvieron a un joven de 18 años por preguntar donde se hacía la cola de la urbanización. La femenina que recibió la orden del coronel de detenerlo y luego esposarlo, le quitó la gorra y le dio varios golpes en la frente, conducta totalmente violatoria de sus derechos y un abuso de autoridad. 

Cabe destacar que ninguno de los uniformados estaban identificados ¿Por qué será? ¿Cómo nos protegemos? ¿Dónde hacemos la denuncia? Ninguno llevaba en su chaleco el apellido o sus iniciales. Ni siquiera el coronel. Abusaron de su autoridad y dieron un trato totalmente inhumano a nuestros vecinos y demás personas. Solo permitían comprar a jóvenes de 16 años en adelante, cuando el abasto permite de 15 años en adelante. Sacaron de la cola a un joven que cumplió 16 años el jueves 14 de junio  pero el miércoles 13 era que había productos regulados. Mantuvieron en una cola y llevando sol a un joven recién operado con los puntos todavía en su boca. Hicieron hacer cola a una señora de la tercera edad con ceguera. Le pedimos al coronel colocarla en la sombra con un banquito que le buscamos, pero la mandaron hacer la cola bajo el sol inclemente. Hicieron proselitismo político con un megáfono, desconociendo a las comunidades organizadas, acusándonos de vivos y de contribuir con el bachaqueo. No nos protegen de los malandros ni defienden la soberanía del país ante potencias extranjeras pero si vienen rapidito a reprimir a la gente.

Con todo el valor los colaboradores presentes nos dirigimos al coronel y le expresamos que nos mantendríamos en el lugar apoyando, que nuestra comunidad nos respeta. Gracias a la organización de los vecinos de la Misión Vivienda se logró que soltaran al joven detenido. Hicimos todo lo posible por evitar más atropellos, pues no íbamos a permitir que se llevaran a nadie preso. 

Esto solo demuestra que debemos unirnos como venezolanos, organizarnos sin miedo, ya sea en consejos comunales, vecinos organizados, juntas comunales, asambleas de ciudadanos, pero organizarnos. Empoderar al pueblo, que éste comprenda que tiene poder y que puede ponerlo en práctica cuando lo decida y así combatir las injusticias y la represión, que en definitiva no distingue color, ubicación geográfica, preferencia política, género o edad.


Abzara Gómez
Sec. Gral. (adjunta) de la UJR
@arazba87

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.