viernes, 21 de marzo de 2014

El Reflejo de una Dictadura/Actualizado #20M

Solo en 09 días las cifras han variado considerablemente.


Les recordamos nuestro escrito del 12 de marzo: 

"Hace un mes inició la demostración pública del cansancio y gran descontento que tienen los venezolanos que creen en una Venezuela distinta y que decidieron luchar hasta conquistarla. Lo que comenzó como una marcha estudiantil por el día de la juventud el 12 de febrero de 2014, en la que se exigía la libertad de estudiantes detenidos por manifestar en el interior del país, así como la garantía del Gobierno de mayor seguridad ciudadana, se convirtió en el preludio de una cruel y sangrienta represión de un régimen que, definitivamente, este Febrero Heroico se le cayó la careta de democrático o revolucionario, para mostrarse tal cual es, un régimen dictatorial, y no sólo nos mostró eso, además, nos dejó claro el miedo que tienen de perder el poder y de que el pueblo venezolano tome las riendas para un verdadero cambio político revolucionario. 
La lucha que se daba en la calle este febrero no buscaba "realmente" la salida inmediata del gobierno, pero si buscaba que el pueblo comenzara a organizarse para buscar una salida constitucional al desastre que estos 15 años de falsa revolución ha dejado en Venezuela. Nicolás Maduro no lo pensó bien y cual dictador ordenó la represión, no solo a los cuerpos de seguridad del Estado, sino también a los Colectivos del Terror que tanto dinero le ha costado a este gobierno, organizarlos y armarlos. Desde entonces las razones para la protesta han ido creciendo, los detenidos, maltratados y torturados, los procedimientos judiciales infundados, las medidas cautelares inconstitucionales, asesinados, heridos, asfixiados, la violación de derechos humanos, la  criminalización de la protesta y más presos políticos, son razones contudentes que se unen a la escasez, inseguridad, pobreza, la situación de las universidades, de la educación, de la salud, devaluación, destrucción de aparato productivo, entrega de la soberanía nacional a otros países (imperialistas) para hacer más enérgica e inagotable la rebelión popular. La protesta era y es justa, ante ello, el gobierno se tapa los oídos, no escucha al pueblo y de la manera más despiada lo manda a matar. Aquí les mostramos la imagen de lo que hoy es Venezuela y de las razones por las que la protesta sigue incólume e indetenible, con mayor ahínco que al principio y con un objetivo claro. Esto continua, ahora si queremos que se vayan todos!"
 
Datos Actualizados
 
 
 
 
 
 
 

martes, 18 de marzo de 2014

Pronunciamiento de la JPEP ante la promoción de la impunidad desde la AN

Hoy el régimen desde la Asamblea Nacional ha promovido la injusticia, la impunidad y la violencia. Las acciones encabezadas por Diosdado Cabello en el hemiciclo, nuevamente demuestran que el llamado al diálogo y a la paz NO es verdadero.


1.- La constitución de la “comisión imparcial de la verdad” no es imparcial y tiene la intención de diluir la responsabilidad del régimen en otros actores políticos agenos a ellos. Por lo tanto, no va a lograr ningún tipo de hecho que represente justicia para los caídos ni mucho menos solucionar el conflicto social.
2.- El régimen con videos y argumentos, desconoce que el pueblo venezolano está en medio de una crisis económica y social provocada a propósito por las propias políticas del Gobierno. Quiere esconder la responsabilidad de los 30 caídos por la represión de la GN y sus grupos armados, así como también quiere esconder la responsabilidad que tienen por los 25000 asesinados por la inseguridad en el 2013. La muerte de venezolanos por culpa del régimen es una realidad que NO pueden esconder y por la que tendrán que responder.
3.- El allanamiento de la inmunidad parlamentaria que promueven por ser disidente político de este régimen, es una muestra más de que quieren sumisión, de que quieren obediencia y esclavitud. NO es un delito protestar en contra de la destrucción de Venezuela que ellos promueven. Hoy criminalizan a la diputada Maria Corina Machado, mañana puede ser otro ciudadano que alce con fuerza su voz, ante eso, seguiremos en la calle.
No hay paz en Venezuela porque no hay justicia. El régimen promueve la impunidad y con ello pretende disminuir el espíritu de lucha de un pueblo que quiere ser libre.
Venezolanos, hoy quedó nuevamente demostrado que no hay condiciones para el diálogo. Permaneceremos en las calles de Venezuela para devolverle la Libertad y la Soberanía a la Nación.
Libertad o Nada.







lunes, 17 de marzo de 2014

Lo que hay detrás de las guarimbas/El reportaje que censuró Últimas Noticias

El que sigue es el texto de Laura Weffer Cifuentes, periodista de la Unidad de Investigación de la Cadena Capriles, censurado por la dirección de Últimas Noticias, que iba a ser publicado el domingo 16 de marzo y que desembocó en la renuncia este lunes de la jefa de esta unidad, Tamoa Calzadilla.

Protestas/ El Gobierno asegura que reciben financiamiento de organizaciones políticas, pero quienes participan en las barricadas lo niegan

Lo que hay detrás de las guarimbas

La plaza Altamira es el epicentro de los enfrentamientos en Caracas. Manifestantes y GNB coliden todos los días, hasta el cansancio

Laura Weffer Cifuentes

La edad promedio de los jóvenes de la plaza Altamira se ubica entre 19 y 22 años, llevan capucha y aseguran que su lucha es por Venezuela.

La edad promedio de los funcionarios de la Guardia Nacional se encuentra entre 19 y 22 años, llevan uniforme y aseguran que su lucha es por Venezuela.

Ambos se enfrentan a piedra y lacrimógena en Caracas desde el pasado 12 de febrero, pero en sus mochilas llevan historias paralelas más allá de las trincheras.

Un día en la plaza Altamira revela que los manifestantes crean redes de protección; que pertenecen a la clase media y popular; también vienen del interior del país y están los sin casa, que solo van por comida gratis. El detonante de la jornada suele ser cuando los manifestantes gritan “¡Vamos pa’la autopista!”. Se refieren a la Francisco Fajardo.

La preparación. La actividad en la plaza Altamira comienza pasadas las 10 de la mañana. Desde temprano, quienes hacen vida allí se tapan el rostro. No les gustan las fotos, pues temen a la detención de los organismos del Estado. “En estos días se llevaron a mi compañero. Nos cuidábamos mutuamente cuando las cosas se ponen feas allá abajo”. Habla de Altamira Sur, escenario principal de los enfrentamientos. José es barquisimetano (25). “Estoy aquí desde el 15 de febrero por mi hijo. Tiene un año y no consigo ni pañales ni leche”. Vive de la solidaridad de los vecinos. Desde que llegó ha dormido en Los Ruices, Palo Verde y Caricuao. Sus amigos desde el exterior le escriben: “Na guará, qué fino que estás allá”. Él comenta: “Yo sí creo que estamos escribiendo una nueva historia”.

El 11 de marzo fueron detenidas 11 personas en un allanamiento en el estacionamiento de la plaza. Antes habían sido detenidas más de 150 en distintos operativos.

Los jóvenes aseguran que guardias y policías viven en la Torre Británica. El 12 de marzo grupos vandálicos desvalijaron 6 oficinas gubernamentales ubicadas allí. El domingo quemaron un quiosco de Metrobús.

“¿Días? Yo tengo semanas sin ir a mi casa. Estamos acuartelados desde que esta situación comenzó”, cuenta un oficial que no ofrece su nombre. Se toma el tiempo de explicar que su función es hacer respetar el libre tránsito y cita el artículo 50 de la Constitución, que se refiere a este derecho. Asegura que allí es el último lugar en el que quiere estar. “No disfrutamos deteniendo a los manifestantes. Pero es lo que nos corresponde. Estamos dentro del marco de la ley”.

Las pancartas que despliegan los manifestantes también aluden a la Constitución (Art. 68): “Los ciudadanos tienen derecho a manifestar pacíficamente y sin armas”. Hasta que lanzan la primera piedra.

Solidaridad ajena. Es mediodía y los accesos a la Luis Roche y a la San Juan Bosco han sido bloqueados. En la primera de estas avenidas, los manifestantes colocan un carro en mitad de la calle. De un lado, queman un caucho cerca de unos “miguelitos” (cabuya amarrada con clavos). Del otro queda un resquicio por el que puede pasar una moto. Varios lo intentan, pero Ronald se los impide acostándose de largo a largo en el asfalto. Tiene 17 años y se unió a las protestas desde el primer día. “Quiero que mi mamá sepa que tengo más posibilidades de graduarme, que de que me maten”. Confiesa que no es de la oposición ni del chavismo: “Soy venezolano”, dice, detrás de una máscara como la que usan los pintores de latonería. Un conductor se acerca a la barricada. No lo dejan pasar. Les grita insultos, en retribución.

Algunos llegan con bolsas de comida y medicamentos. Hay una logística de distribución. De repente, los jóvenes estallan en aplausos. Una camioneta se para justo antes de la barricada y de su interior bajan varias bolsas llenas de hojas secas.

El ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, denunció que algunos de los manifestantes detenidos en Altamira confesaron recibir Bs 5.000 semanales del partido Voluntad Popular. “¿Tú crees que si eso fuera verdad ya no me hubiese comprado una máscara antigás?”, interroga con el rostro lleno de Maalox (un antiácido eficaz para neutralizar el efecto de las lacrimógenas) José, (23). Luego saca su cartera. Tiene tres billetes de cinco: “Este es mi capital”.

El sueldo promedio de la tropa de la GNB es de Bs 6.000 mensuales, más cestatickets. Trabajan tres semanas seguidas y libran una, pero el presupuesto no les da para visitar a su familia en el interior del país. Sus acentos los delatan. Vienen de Maracaibo, Sucre y Aragua.

Activados. El momento de la verdad. A las 2:50 pm se oye un grito que se repite en eco. “¡Activémonos!”. Hay un grupo junto a la fuente que practica lanzamientos y atrapadas de bombas lacrimógenas. Entrenan con una pelota. En sus brazos tienen unos escudos hechos con pedazos de zinc, con unas siglas en azul: “Grie” (Guarimberos de Respuesta Inmediata Élite). Bajan en desbandada. Jóvenes con pasamontañas, máscaras de Guy Fawkes (conocida como de Anonymous), gente vestida de trabajo, estudiantes. Los que tienen spray con Maalox se ubican al lado de los “frenteadores”, en la línea de fuego.

Hay una rutina. Como si ensayaran, los manifestantes dan el primer paso y lanzan piedras y bombas caseras, para abrirse paso hacia la autopista. Algunos días los militares intentan disuadirlos con palabras; otros, apuran el final, que siempre es el mismo. Una lluvia de lacrimógenas provoca una neblina tóxica que dificulta la respiración; hace que ardan piel y ojos. Hay desmayados. Los primeros en la línea de fuego aplican el entrenamiento. Patean las bombas. A medida que los manifestantes se debilitan, los militares empujan hacia arriba. Pasan horas.

La oscuridad. Todas las noches los manifestantes trasladan sus protestas hasta la avenida San Ignacio de Loyola en Chacao. A veces la GNB actúa, otras no. A las 6:00 pm colocan sofás, colchones y hasta neveras viejas. La jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faría, dijo que desde el 12-F hay un descenso en la cantidad de desechos que llegan a La Bonanza.

“Yo vivo en el 23 de Enero y es verdad que pasan los colectivos con altoparlantes en la noche amenazándonos. Pero si me consiguiera 30 chamos para guerrear desde allá, ni me lo pensara”, dice Lis (19).

Cada noche hay al menos cuatro tanquetas que en la parte superior tienen ocho cañones de los que salen bombas lacrimógenas. También hay efectivos con escopetas. Por encima de las detonaciones se escuchan mentadas de madre y unos sonoros “¡hijos de puta!” salen de las ventanas. Lanzan piedras y botellas. Ellos responden con más bombas y perdigones. En ocasiones directo a los apartamentos. En otras, tanquetas chocan los carros estacionados. Uno de los verdes comenta que su compañero perdió la audición de un oído por un “tumbarrancho”.

De la ballena se escucha la voz de Chávez entonando “Patria querida”. Los uniformados explican que sirve para “levantar la moral de la tropa”, y que no significa estar partidizados. Antes de la medianoche vuelve la calma. Un GNB joven cuenta: “Mi mamá, del Zulia, tiene que calarse la misma cola que la que hacen estos chamos, para comprar cualquier pote de aceite. Yo creo que ellos tienen razón, pero a veces se pasan”. Se arregla el chaleco antibalas. Mañana será otro día.♦

Abra este enlace y lea el pdf original del trabajo censurado: Lo que hay detrás de las guarimbas

Detrás de la careta

■ El estudiante: Tiene entre 17 (y a veces menos) y 25 años. Es atlético. Usa pasamontañas, camisas amarradas detrás de la cabeza o máscaras. Pide un cambio en el Gobierno. Aduce que están en la calle en la búsqueda de un futuro mejor. Viene de todas partes de la ciudad (y del país). Estrato social: clase media y popular. Las mujeres son bien activas. Pero los varones son más.

■ El guarimbero: Incita a la gente a tomar la autopista. Se visten igual que los estudiantes, aunque es de mayor edad. Le gusta el color negro y está a favor de radicalizar la protesta. Tiene muy arraigado el discurso anticomunista y aboga por una salida rápida. No debate, da órdenes y se va a la acción. Denigra de todos los que no lo acompañan, sea de latendencia que sea.

■ El farandulero: Considera la Plaza Altamira como un lugar de encuentro. Antes de que empiece la refriega setoma fotos a sí mismo con la multitud detrás, como si estuviera participando; pero la verdad es que apenas se calienta el ambiente, pica la milla. Generalmente va en moto. También está el mirón. Gente enfluxada o con trajes de trabajo que caminan por la plaza o se sientan en las aceras sin hacer otra cosa que observar.

■ La acompañante: Es casi siempre mujer. Madre de adolescente que no prohíbe a su hijo participar en lasprotestas, pero también le da nervios quedarse en la casa. Entonces lo acompaña y cantan consignas. Lleva pancartas. También está la mujer que protesta porque la situación del país ha obligado a sus hijos a irse al exterior. Hay una que se hace llamar “Mamá terrorista”.

■ Los alerta: “No tomes foto”; “muéstrame tu carnet” son algunas de las frases que usa. Señala a los supuestos “sapos” y ve infiltrados hasta donde no los hay. Aunque ha encontrado a algunos que trabajan en inteligencia policial, periodistas y ciudadanos han sido víctimas de sus falsas acusaciones.

MÁS BARRICADAS EN CARACAS

En Caracas hay trincheras de este tipo no sólo en Chacao y Altamira, también en otras zonas, como Macaracuay, El Cafetal, Candelaria, Prados del Este y Colinas Bello Monte. La Policía de Baruta pasa por las avenidas principales para despejar la vía, pero a partir de las 5 pm, vecinos del sector vuelven a instalar barricadas. Las guarimbas trajeron enfrentamientos verbales entre la comunidad. Aunque algunos apoyan la protesta, se oponen al cierre de calles. “Manuel Da Silva,dueño de una licorería de Bello Monte, asegura estar “obstinado” y revela que sus ventas han bajado entre 60 y 70%. Blanca González

SALDO MORTAL

La palabra guarimba no aparece en el diccionario, pero en Venezuela es de uso común. El activista político, Robert Alonso, vinculado al caso de los supuestos paramilitares (2004), se atribuye su creación. La describe como el “bloqueo de la calle frente a las casas” con desperdicios, basura o cauchos. Hasta el momento, y desde el 12 de febrero,17 personas han muerto en eventos relacionados con las guarimbas. Siete fallecieron porque su vehículo perdió el control por una barricada y los otros 9 fueron asesinados mientras intentaban levantarla o estaban alrededor de ella. El Gobierno ha señalado a supuestos francotiradores. En otro caso, responsabilizaron a la guarimba por impedir el paso a tiempo de una ambulancia. Estas muertes forman parte de las 28 que han ocurrido desde que iniciaron las protestas. El resto fueron por cuerpos de seguridad del Estado o motorizados no identificados que dispararon.

TRINCHERAS VALENCIANAS

Desde hace un mes aumenta el número de manifestantes en la avenida Río Orinoco de Valencia. Con el transcurrir de los días los vecinos consolidaron sus barricadas. Los más osados permiten que sus hijos los acompañen. Los radicales aprovechan para contar sus épicas batallas. Los coordinadores de la cuadra controlan la logística y las provisiones. Las mujeres se dedican a mantener alimentados a los integrantes de la célula en una cocina comunitaria. Los gariteros se toman su trabajo en serio. Holgazanean sólo cuando son relevados. “El que se cansa pierde”, reza una pancarta.
Gustavo Rodríguez

MARGARITEÑOS ENTRE CACHIVACHES

Julián es el encargado del centro de acopio de una guarimba margariteña. Cuenta que reciben donaciones de la sociedad civil. “No recibimos nada de los partidos”. Un estudiante explicó que son entre 40 y 45 personas los que montan las barricadas. Dayana dijo que la mayoría de los cachivaches los consiguen en basureros de edificios y urbanizaciones. “Las barricadas son una forma de resguardarnos de los colectivos, porque protestamos de manera pacífica”, comentó un estudiante. Al recordarle los derechos de otros, afirman que la situación del país afecta a todos. 
Sascha Moncada


viernes, 14 de marzo de 2014

Bandera Roja llama a mantener la lucha de calle

Un mes de heroísmo, de lucha y de protesta popular principalmente estudiantil bastaron para mostrar la verdadera cara del gobierno de Maduro. Las gigantescas manifestaciones realizadas con motivo del Día de la Juventud y las que luego le siguieron sorprendieron a muchos analistas políticos e incluso a gran parte de la dirigencia opositora, que se aprestaba a administrar la realidad de dos años sin elecciones con políticas un tanto acomodaticias. El 23 de enero sectores políticos no resignados ante el autoritarismo convocan a asambleas de ciudadanos en búsqueda de un debate en las bases de la sociedad que esclareciera el mejor camino para salir de esta pesadilla. Comienzan con la realizada el 2 de febrero en Chacaíto y allí se convoca a marchar el 12 de febrero hacia la Fiscalía.

En estas cuatro semanas la máscara “socialista y democrática” del gobierno de Maduro cayó y mostró la dictadura criminal, fascista y antipopular que lleva por dentro. El gobierno ―vía GNB, colectivos de la muerte y bandas de delincuentes motorizados― ha reprimido y asesinado a más de 24 personas, estudiantes en su mayoría, y ha desplegado una feroz represión contra las protestas pacíficas, incluyendo torturas, maltratos y violaciones abiertas a los derechos humanos.

A la par se ha forjado una unidad en la lucha de calle y una solidaridad que con poca articulación han estimulado y motivado a cientos de miles de venezolanos que sienten que por este camino podemos producir un cambio político que abra las puertas a una nueva Unidad Nacional. Darle organización a estas protestas, articular las distintas asambleas populares, levantar una plataforma unitaria de reclamos y extender masivamente el movimiento asambleístico son acciones urgentes para obtener el triunfo y provocar un verdadero cambio en el rumbo de la nación. Salir del gobierno de Maduro ya es un clamor no solo de los sectores de oposición.

El desastre económico, la carestía de la vida, el desabastecimiento, los bajos salarios, la desatención en salud y educación y la inseguridad galopante es lo que ha motivado estas contundentes acciones de protesta. Conjugar estos reclamos con una propuesta programática para enfrentar la grave crisis por la que pasa Venezuela es tarea de primera importancia.








UCV siempre ha vencido las sombras, la brutalidad y la estupidez

Un escrito de Claudio hace unos años que hoy nos toca releer...

Por Claudio Nazoa

Carlos Raúl Villanueva paseaba por la Universidad Central de Venezuela, su Universidad. Se detiene frente al reloj y compra una chicha ligadita con ajonjolí.

Escucha que alguien lo llama, voltea a todos lados hasta que levanta su cabeza y descubre que es el Gran Reloj quien le habla:

-¡Maestro, auxilio! ¡Ayúdenos! Estas horas son negras y pesadas. Son horas de brutalidad e ignorancia Y suplicante añade:

-Por favor, sáqueme de aquí, regréseme al hermoso diseño que creó en un papel sobre su mesa de dibujo.

Calcinado por el sol, el Gran Reloj de la UCV continuaba su monólogo.

-Yo, maestro Carlos, apuré siempre a profesores y alumnos que llenos de alegrías, ideas, proyectos y sueños, pasaban por aquí.

-Yo no fui diseñado para andar hacia atrás y usted lo sabe, sólo puedo y debo andar hacia adelante, pero parece que hay algunos que no lo entienden.

Carlos Raúl escuchaba en silencio.

-Mi base, en forma helicoidal, me inspira a ir hacia arriba, hacia ese lugar donde está usted junto a su colega, el gran arquitecto del universo.

-Soy el símbolo del tiempo universitario, que marca la sublime inteligencia que siempre me ha rodeado.

-Soy el vigilante silencioso del tiempo que alumnos y maestros invierten en descubrir los cimientos de la ciencia y la filosofía.

-Mis agujas señalan optimistas los segundos, que se convierten en minutos y estos en horas y luego en años.

-Soy, mí estimado Carlos, el tiempo útil que jóvenes, llenos de ilusiones, emplean para descubrir los misterios de la vida.

Tras una larga pausa, el reloj unió las agujas que giran en su esfera numerada, y casi como si fuera a orar, marcando las 12, imploró con dolor:

-Maestro, dígale a Calder que nos preste las nubes de la cubierta arqueada que flotan sobre nuestra Aula Magna.

-Dígale, que montados sobre ella, usted y yo podremos volar hacia un sitio donde existe la UCV que usted soñó.

-¡Apúrese Maestro! Vargas nos espera y nos recuerda que el mundo no es de los violentos, sino de los justos que habitan en él.

Y mientras escuchaba al reloj, Villanueva terminó de tomar su chicha, tras una breve pero significativa pausa, con dulzura en la voz, dijo:

-No querido Reloj. Tú, Calder, Vargas y yo, nos quedamos aquí, acompañando a los justos, a los que piensan, enseñan, estudian y aman en libertad.

Recogiendo sus instrumentos de diseño, Villanueva levantó su cabeza y con el sol de frente le dijo al Gran Reloj:



- Ten calma, guía del tiempo, que lo que aquí hay es un problema de plomería; se rompió una cloaca y la porquería, las ratas y las cucarachas han invadido momentáneamente este recinto...

-No te preocupes, seguramente ya vienen 50 mil plomeros de boinas azules a limpiarlo.

El reloj, más erguido que nunca, miró con nostalgia hacia la tierra de nadie, hacia las instalaciones de su, ahora mancillada, Casa de Estudios. Uno de sus números, como si fuera una lágrima, se desprendió de su esfera y cayó sobre la Plaza del Rectorado.

- Ten calma - repitió el arquitecto- no eres el único reloj que se queja en Venezuela. Los relojes, como tú, nos alertan que el tiempo se diluye en esperanzas inútiles.

- Solo te pido lo que sabes dar, dame tiempo Reloj Ucevista. Ese tiempo que tú mismo marcas, el que nos avergüenza después que pasa por no haber tomado partido por la verdad.

-Por favor, tranquilízate, pronto será todo como antes, recuerda que eres el principal testigo de que la UCV siempre ha vencido la sombra, la brutalidad y la estupidez; que en vano, tantas veces, han tratado de posarse en ella.

miércoles, 12 de marzo de 2014

EL REFLEJO DE UNA DICTADURA CON MIEDO


Hace un mes inició la demostración pública del cansancio y gran descontento que tienen los venezolanos que creen en una Venezuela distinta y que decidieron luchar hasta conquistarla. Lo que comenzó como una marcha estudiantil por el día de la juventud el 12 de febrero de 2014, en la que se exigía la libertad de estudiantes detenidos por manifestar en el interior del país, así como la garantía del Gobierno de mayor seguridad ciudadana, se convirtió en el preludio de una cruel y sangrienta represión de un régimen que, definitivamente, este Febrero Heroico se le cayó la careta de democrático o revolucionario, para mostrarse tal cual es, un régimen dictatorial, y no sólo nos mostró eso, además, nos dejó claro el miedo que tienen de perder el poder y de que el pueblo venezolano tome las riendas para un verdadero cambio político revolucionario. 

La lucha que se daba en la calle este febrero no buscaba "realmente" la salida inmediata del gobierno, pero si buscaba que el pueblo comenzara a organizarse para buscar una salida constitucional al desastre que estos 15 años de falsa revolución ha dejado en Venezuela. Nicolás Maduro no lo pensó bien y cual dictador ordenó la represión, no solo a los cuerpos de seguridad del Estado, sino también a los Colectivos del Terror que tanto dinero le ha costado a este gobierno, organizarlos y armarlos. Desde entonces las razones para la protesta han ido creciendo, los detenidos, maltratados y torturados, los procedimientos judiciales infundados, las medidas cautelares inconstitucionales, asesinados, heridos, asfixiados, la violación de derechos humanos, la  criminalización de la protesta y más presos políticos, son razones contudentes que se unen a la escasez, inseguridad, pobreza, la situación de las universidades, de la educación, de la salud, devaluación, destrucción de aparato productivo, entrega de la soberanía nacional a otros países (imperialistas) para hacer más enérgica e inagotable la rebelión popular. La protesta era y es justa, ante ello, el gobierno se tapa los oídos, no escucha al pueblo y de la manera más despiada lo manda a matar. Aquí les mostramos la imagen de lo que hoy es Venezuela y de las razones por las que la protesta sigue incólume e indetenible, con mayor ahínco que al principio y con un objetivo claro. Esto continua, ahora si queremos que se vayan todos!




LA JPEP ANTE EL ASESINATO DE UN DIRIGENTE ESTUDIANTIL EN EL TÁCHIRA

Ante la muerte del estudiante universitario Daniel Tinoco el pasado 10 de Marzo de 2014 en el Estado Táchira, a causa del descarado y cínico llamado del Gobierno Nacional a los Colectivos del Terror de apagar cualquier "cadelita" que se prendiera, la Junta Patriótica Estudiantil y Popular hace el siguiente pronunciamiento:

"Estamos en guerra. El régimen le declaró la guerra al pueblo de Venezuela. El día de hoy murió en el Táchira el valiente dirigente estudiantil Daniel Tinoco. Su asesinato fue a manos de los colectivos armados que protege el régimen con la orden de asesinarnos. En el Táchira, Iris Valera con su presencia comanda a estos grupos armados, siendo ministra para los asuntos penitenciarios. Su presencia en San Cristóbal es una ofensa y una desdicha para los Tachirenses por lo que le exigimos se retire del Estado. La Resistencia del Táchira no va a dialogar con el régimen porque promueve la muerte de nuestros líderes a manos de sus grupos armados. Nosotros somos hombres libres: tenemos dignidad y honor. La lucha continua con más fuerza en la calle, las razones del descontento social que mantienen la protesta en todo el territorio nacional siguen presentes y con más peso. Este ataque al Táchira ha dejado 7 heridos de bala de un total de 25 heridos. Con la muerte de Daniel son 22 muertos los que tiene el conflicto. Son 22 muertos que son culpa del ilegítimo Maduro. Honor y Gloria a los jóvenes que se les arrebató la vida por hacerle honor a su gentilicio, por luchar por su Libertad y la Soberanía de Venezuela. Cada vez que alcemos la voz con nuestras consignas, será en memoria de ellos. Cada vez que demos un paso en cada protesta, lo haremos con la energía que ellos lo hicieron siempre. Cada vez que escribamos nuestros mensajes, lo haremos con la misma pasión y convicción que ellos nos contagiaron en medio de las batallas.La paz y el diálogo del régimen es una farsa. Es traidor de esta causa quien promueve desde una falsa postura opositora nuestra presencia en estos espacios del régimen. No hay paz si no hay Libertad. No hay paz si no hay justicia. Es nuestra obligación moral defender nuestra dignidad y nuestro país. Libertad o nada"

La Unión de Jóvenes Revolucionarios se solidariza con los estudiantes del Estado Táchira que son fuertemente reprimidos por la fuerza pública y por los colectivos del terror y se conduele con la familia de este valiente joven venezolano, que ante la descomposición de nuestra Venezuela, decidió estar en las calles defendiéndola. Seguimos luchando por el país en la Rebelión del Pueblo que no se detiene y que sin miedo seguirá en las calles, hasta conseguir sus objetivos, que cada día son más, ante la brutal represión del régimen.









Compártelo