martes, 23 de julio de 2013

Leonardo, no son socialistas ¡son los mismos que mataron a Noel!



Al leer la crónica del escritor venezolano Leonardo Padrón titulada “Perdigones en la cédula”, resulta imposible no evocar las historias contadas por compañeros de Bandera Roja que vivieron en carne viva la represión, desde Pérez Jiménez (los mayorcitos), pasando por los distintos gobiernos de “la guanábana” (un grupo etario variopinto que muestra con reservas sus tantas heridas de lucha) y quienes solo conocemos la fuerza de la peinilla chavista, como la mayoría de quienes componemos hoy nuestra Unión de Jóvenes Revolucionarios (UJR).

Coñazos, patadas, electricidad, golpes con potes de agua congelada, batazos directos o con colchonetas alrededor del cuerpo, gritar consignas a favor de quien usufructúa el poder... son las conductas de siempre que responden al mismo sistema de siempre, pues la “quinta”, que tortura en los calabozos de la Guardia Nacional y sus policías políticas criminales, no es más que una continuación degenerada de la “cuarta” que torturó en los “tigritos” de la Disip, DIM y del Cuartel San Carlos.

Que se premie a los torturadores con eventos especiales y desfiles rimbombantes ¿por qué habría de sorprendernos? si el gorilato nunca cesó. ¿Por qué asombrarse ante lo que responde directamente a un sistema político dominado en buena medida por un verde oliva sin ningún acto heroico, cuyos tentáculos de desconocimiento sobre los asuntos públicos penetran hoy a las instituciones y a los sectores más atrasados de la sociedad?

En Venezuela no ha habido mayor ruptura ni en lo político, ni en lo económico, ni en lo ideológico que haya sido capaz de dar un salto cualitativo hacia un país de justicia, riqueza y bienestar. Por el contrario, se han exacerbado vicios como el oportunismo, la corrupción, el nepotismo, el populismo y la mediocridad hasta hacerlos estructurales. Con semejante ambiente, lo militar no puede ser distinto en conocimiento de que se trata de lo más conservador de la sociedad, de los encargados de mantener el statu quo sea cual fuere su naturaleza. Lo que realmente debe ocuparnos es el respaldo y justificación de un sector de la sociedad a estas prácticas. Esto es, el avance del odio, de la división, del rencor, de los peores sentimientos que puede albergar un ser humano. 

Un revolucionario no puede albergar rencores. Las luchas deben responder siempre al momento histórico en que se desarrollan, por lo que a quien enfrentaste en el pasado puede ser tu compañero en el presente, si siempre te mueve bregar por transformar la sociedad con perspectiva; hacia el futuro. 

La historia de Yorgelis, quien con apenas 18 años fue sometida a una paliza por parte de una funcionaria de la GNB en Barquisimeto, recuerda a las torturas de Pérez Jiménez, a las torturas de la “cuarta” o a las falanges de Franco en acción apresando a mujeres comunistas; torturándolas, fusilándolas. Lo que no saben los cuerpos de represión es que las rosas que creen marchitar por la fuerza, suelen ponerse más espinosas.

Solo la conciencia de la juventud y la intolerancia democrática frente a estas prácticas; enfrentarlas con la valentía de quien se sabe con razón y con derecho; oponerse en las calles sin abandonarlas por el miedo, nos dará la victoria. Cuando se lucha por lo justo no se tiene miedo y se batalla hasta el final. 

El miedo lo tiene el gobierno, el miedo a ser desenmascarado, el miedo a la verdad gritada. Al final, la gente puede escucharnos y ellos pueden perder el poder, por eso temen tanto. Debemos gritar más alto. Y mira, Leonardo, quienes tienen este tipo de prácticas No Son Socialistas. Son los mismos que mataron a Noel Rodríguez. Son los mismos. Por eso debemos gritar, con la fuerza del alma, que todos sepan que el gobierno ES UNA FARSA, UNA FARSA Y NADA MÁS ¡Quitémosle la máscara y hagamos de verdad la revolución!



4 comentarios:

  1. mejor no pudo ilustrar este articulo lo que significa la farsa chavista!!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente descripción de lo que tenemos ahora como gobierno y que tan parecido es a lo que hubo antes, aunque ellos intenten diferenciarse, son la misma cosa. Muy buen articulo!

    ResponderEliminar
  3. Camarada palabras de gran verdad el pasado y el presente se dan la mano y se confunden

    ResponderEliminar
  4. No hay comparacion, la cuarta Republica o pacto de punto fijo desaparecia compañeros, torturaba,Leonardo es parte de la cuarta los traidores como Pompeyo Marques, Teodoro y grabriel Puerta Aponte que se quedo con las Siglas de BR que hoy no representa a la izquierda critican y estan del lado de la derecha

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.