sábado, 27 de octubre de 2012

Chávez es enemigo del socialismo

Luego de ver como se manejó el Estado de manera ventajista en las pasadas elecciones presidenciales para convertir el comando de campaña chavista en toda una estructura de instituciones, y ahora presenciar el uso antojado del Consejo Nacional Electoral (CNE) en la reubicación de algunos “paracaidistas” que debieron enviar a ciertos estados por no contar con liderazgos regionales de cara a las elecciones del próximo 16 de diciembre, es necesario precisar como funciona este inefable régimen que se hace llamar socialista.

La naturaleza verdadera del gobierno chavista se basa en la premisa, como decía Atila, “el poder está hecho para ejercerlo”, y de esto se vale para ir improvisando en la gestión y destruyendo en lo político cualquier alternativa que ponga en peligro su afanoso deseo de satisfacer egos, bolsillos y otros intereses que son los verdaderos motores de la “revolución”.

Diariamente escuchamos las voces insolentes del chavismo vomitar consignas que no le son propias (Poder Popular, por ejemplo), pero que utilizan porque conocen su capacidad de calar en los venezolanos dada la aceptación de este noble pueblo hacia la izquierda, hacia el socialismo.

Tantas personas arrastrando sus pechos cuales víboras (vea AQUÍ un artículo que diferencia al arrastrado del “jalabolas”) deben generar la suspicacia de todos. Nadie “jala bolas” cuando tiene firmes sus convicciones y aspira construir para la gente, para una ideología, método o cualquier forma de orden colectivo. Lo hacen cuando psicopatologías, como la vanidad y el ego (cuestiones muy propias del capitalismo, por cierto), le impulsan a buscar por cualquier medio las formas de satisfacerlo, y sabemos que en la Venezuela burguesa actual un cargo político te convierte en celebridad.

Es por esto, que la labor de todos quienes nos consideremos genuinos comunistas, socialistas, revolucionarios; es desenmascarar la falacia, el engaño de un régimen difícil de categorizar en alguna corriente de pensamiento realmente seria, cuyas practicas son neoliberales, discurso socialista, asume el burocratismo como los socialdemócratas y es más corrupto que cualquier gobierno precedente.

Estemos claros que el chavismo es enemigo del socialismo (vea AQUÍ un análisis más profundo de esto) y que seguir calificándolo de comunista o socialista sembrará los derroteros de su hegemonía corrupta, despreciable.

Daniel Enríquez
Secretario General de la Unión de Jóvenes Revolucionarios

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.