lunes, 19 de marzo de 2012

A 141 años de la Comuna de París

   El 18 de marzo de 1.871, sería la primera vez en la historia, que la clase obrera tomara el cielo por asalto. Proceso histórico que representa uno de los episodios más importantes e inspiradores, en la historia de la clase obrera y sus luchas. Se trataba del primer gobierno popular en manos del proletariado; de un nuevo poder que se fortalecía a diario a pesar de las dificultades; de una verdadera democracia participativa; de una verdadera revolución social.

   Para Marx, la Comuna de París era: esencialmente, un gobierno de la clase obrera, fruto de la lucha de la clase productora contra la clase apropiadora, la forma política al fin descubierta que permitía realizar la emancipación económica del trabajo.” En apenas 2 meses de existencia, la Comuna, implicó el control directo y efectivo de los medios de producción; la abolición del ejército regular Francés; estableció el sufragio universal; impulsó la práctica de la libertad de prensa, de reunión y asociación, las cuales había sido confiscados por el gobierno tiránico de Thiers; la educación paso a ser gratuita y obligatoria,  se promulgó el decreto en virtud del cual todas las fábricas y todos los talleres abandonados o paralizados por sus dueños eran entregados a los trabajadores y trabajadoras, con el fin de reanudar la producción, y además, para afianzar su carácter auténticamente democrático y proletario, se dispuso que la remuneración de todos los funcionarios administrativos y del gobierno no fuera superior al salario normal de un obrero.

   La comuna fue un acontecimiento histórico sin precedentes, “surgió espontáneamente, nadie la preparó de modo consciente y sistemático”, como afirmaría Lenin en 1.911. Su existencia misma, significaba un gran ejemplo para todos los proletarios del mundo, esta experiencia trascendió las fronteras locales y nacionales, para convertirse en referencia heroica hacia la emancipación definitiva de la clase trabajadora. 
 
   La Comuna significaba un peligro inminente para el orden social imperante basado en la explotación y en la opresión, por lo tanto, la Bandera  Roja del proletariado ondeando por todo lo alto en París, era causa de angustia y desesperación para la burguesía, en su afán de dominación. El 21 de Mayo de 1871 un ejército de 180.000 hombres que respondía a las órdenes de Thiers, se lanza a la conquista de París calle por calle. La batalla fue desigual, sin embargo, los comuneros (hombres, mujeres y niños) lucharon hasta la muerte. La batalla duro una semana, hasta el 28 de Mayo, cuando es derrotada la última barricada de la resistencia obrera Parisina. Cerca de 30.000 Parisienses fueron brutalmente asesinados; cerca de 45.000 fueron detenidos y muchos de ellos ejecutados posteriormente; cerca de 100.000 fue el total de la pérdida, entre hombres, mujeres y niños… “¡Ahora se ha acabado el Socialismo por unos cuantos años!” alardeaba Thiers, luego de ahogar en sangre la revolución proletaria de París.

   141 años más tarde, el legado inspirador de este acontecimiento histórico sigue ganándose la simpatía y admiración de los revolucionarios y revolucionarias del mundo entero. La memoria de los comuneros, luchadores y trabajadores que tomaron el cielo por asalto y luego resistieron hasta la muerte, es honrada por los proletarios de todos los países, que día a día levantan las rojas banderas de la clase obrera en la lucha revolucionaria por una sociedad más justa. 
 
¡Viva la revolución social!

 ¡Viva la Comuna!

La causa de la Comuna es la causa de la revolución social, es la causa de la completa emancipación política y económica de los trabajadores, es la causa del proletariado mundial. Y en este sentido es inmortal.” Vladimir Ilich Lenin
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.